Taller de Cantería de la Casa de Campo

La historia de Madrid en su piedra

A simple vista parece una mera acumulación de piedras, pero una vez que se pasea tranquilamente entre ellas y oímos la historia de algunas, nos damos cuenta de que estamos paseando entre partes de la historia de Madrid, la historia de sus piedras.

Nos desplazamos a las antiguas caballerizas de los reyes situadas en la Casa de Campo, más conocidas como “La Casilla”, y donde actualmente se sitúan los talleres de cantería del Ayuntamiento de Madrid. A su alrededor se acumulan bloques de piedras de todos los tamaños, formas, orígenes y destinos; algunas prestas a decorar el Madrid actual; otras que vinieron para permanecer durante una estancia breve, pero que acabó siendo indefinida; y las que ya vinieron para quedarse.
Colecciones de bolardos, de bancos, de fuentes y algún que otro elemento de forja complementan este “almacén” al aire libre.

Algunas de estas piezas tendrán una segunda vida, otras se destruirán, y muchas de ellas no sabemos que pasará con ellas.

Nada más llegar al Taller de Cantería, y justo después de cruzar su puerta ya somos recibidos por la segunda vida de un bloque de piedra, para crear los pilares de dicha puerta se han “reciclado” elementos de la Fuente de la Armonía, de 1934.

Y al lado de la misma podemos ver el mural cerámico “Yawar Fiesta”, del peruano Raúl Luza, y que fue entregado por la Embajada de Perú en 1992 a España por la celebración del V centenario del Descubrimiento de América.

Según recorremos este laberinto vamos localizando algunos elementos pertenecientes a palacios, entre otros sin identificar., como, por ejemplo, parte de las pilastras de las portadas de un palacio de la Castellana, que parece ser que pudiera se el de Indo (comprado luego por el Duque de Montellano) , que estaba situado en el actual paseo de Eduardo Dato y que fue derruido en el año 1966.

También nos encontramos con elementos de algunas fuentes viajeras, hoy olvidadas.
Un ejemplo de ellas lo encontramos en una las fuentes de la Plaza de Callao. Originalmente decorando la Plaza Mayor fueron trasladadas en los años 70 para formar parte de un conjunto en la Plaza de Callao; en los años 90 fue retirada una de ellas durante una remodelación, y la que se dejó permaneció solitaria allí hasta que fue desmontada en el 2009 durante la última remodelación acabando sus días aquí.
Si queréis conocer un poco más de su historia os aconsejamos leer a Arte en Madrid.

De la fuente monumental erigida en memoria del arquitecto Juan de Villanueva creada por los arquitectos Víctor d’Ors, Manuel Ambrós y Joaquín Núñez Mera, y por el escultor Santiago Costa inaugurada en 1946, y que se situaba inicialmente en la glorieta de San Vicente, podemos encontrar varios grupos escultóricos que no fueron vueltos a colocar cuando el conjunto fue trasladado al Parque del Oeste en 1994. otros corrieron mejor suerte y hoy podemos encontrar una imagen de una mujer en el Parque del Retiro, o la estatua de San Isidro en la Dalieda de San Francisco el Grande al Parque del Oeste, 

Seguramente uno de los elementos escultóricos que más llaman la atención son los leones que pertenecían al monumento a Alfonso XII en el Parque del Retiro y que fueron sustituidos por réplicas en bronce debido a su mal estado, pues la piedra arenisca con la que fueron realizados no ha aguantado muy bien. Es una lástima verlos así, al aire libre, y sufriendo lo mismo que lo hacían cuando se encontraban en su ubicación original.

Pero no todo lo que nos encontramos son elementos retirados a la espera de saber cual será su futuro, también podemos encontrar elementos que nunca tendrán un futuro, como la enorme fuente dedicada al dios Eolo, encargada por el alcalde José María Álvarez del Manzano, cuya pieza principal fue realizada por el escultor Manuel Ludeña, pero que lleva desde 1996 esperando destino después de 8 años de trabajo, destino que parece no va a tener pues según parece la fuente no está preparada para la función para la que fue creada, el contener agua.

No queremos extendernos más, pero la lista es bastante larga (os dejamos algunas fotos en el álbum), partes del Puente de Segovia anteriores a su remodelación, piezas del Puente de Toledo, restos de bóvedas encontradas en la calle Serrano, parte del primer monumento a las víctimas del atentado en la boda de Alfonso XIII el 31 de mayo de 1906, de las fuentes que existían en la Plaza de Colón…

Como curiosidad decir que también se encuentran allí las rejas de la puerta que daban paso a la Casa de Campo por la Puerta del Rey, y que a pesar de presentar escudos municipales de la Segunda República, resistieron el franquismo sin que fueran eliminados.

Camino de la salida nos paramos a observar material usado en los talleres, así como diversa maquinaria ya en desuso y que comparte el mismo abandono que hemos observado durante nuestro recorrido; para acabar contemplando las piezas de un nuevo inquilino, parte de la Plaza de España, que pasará unos días por este lugar a la espera de ser “recolocada”, esperando que solo esté de visita.

Queremos dar las gracias al proyecto Bosque R.E.A.L. por haber organizado estas visitas a La Casilla y esperamos poder volver algún otro día a seguir descubriendo la historia de Madrid en sus piedras. Y también agradecer a los técnicos que trabajan en los talleres de cantería, verdaderos artistas de la piedra, y que son los artífices de gran parte de todos aquellos elementos decorativos que se encuentran en la ciudad, así como del mantenimiento de lo que ya hay, como pudimos comprobar en esta visita.

Álbum de Fotos

¿Donde está?

icon-car.pngFullscreen-Logo
Taller de Cantería

cargando mapa - por favor, espere...

Taller de Cantería 40.437202, -3.742895 Taller de Cantería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *