El Instituto San Isidro

Un paseo por el centro educativo más antiguo de Madrid

Hoy os proponemos volver al instituto, pero no a uno cualquiera, entramos en el centro educativo más antiguo de Madrid, un lugar por el que pasear por la historia.

Un poco, pero poco, de historia

Hay que remontarse a 1603 cuando gracias a la donación de la Emperatriz María de Austria a un colegio de jesuitas para construir un nuevo edificio, se crea el denominado Colegio Imperial, cuyo edificio se empezó a levantar en 1609.
En 1625 se crean los Reales Estudios del Colegio Imperial y en 1725 se crea dentro del colegio el Seminario de Nobles, dedicado exclusivamente a enseñar a las clases nobles del país.
Con la expulsión de los jesuitas en 1767 la institución se refunda pasando a denominarse Reales Estudios de Madrid, nombre al que al poco tiempo se le añadió el apelativo “de San Isidro”, nombre con el que ya se quedó.
En 1845 se crea el Instituto de Segunda Enseñanza San Isidro, llegando a ser uno de los más prestigiosos del país.
Con la llegada de la Guerra Civil se suspendieron las actividades educativas, retomadas al acabar la misma.

A lo largo de su historia este instituto ha visto gran cantidad de cambios que os animamos a descubrir con más detalle en los enlaces que incluimos al final de esta entrada.

Y empezamos nuestra visita…

Entramos en el instituto. El Claustro

El edificio del instituto es de estilo barroco herreriano y en su construcción tomaron parte Francisco Bautista y Melchor de Bueras, de este último es el magnífico claustro en el que empezaremos nuestra visita.
Pero antes de adentrarnos a conocer este lugar tenemos que destacar las dos puertas adinteladas que podemos ver en el exterior del edificio, ambas ornamentadas con diversos escudos, y que merecen la pena una parada delante de ellas si tenéis oportunidad.
Pero retomemos la visita. Una vez cruzada una de las puertas anteriormente indicadas y pasado el zaguán, nos encontramos con el claustro barroco obra de Melchor de Bueras, como ya hemos indicado, en 1679. Se trata de un patio cuadrado, de dos plantas, en la planta baja podemos encontramos veinte arcos coronados por el águila bicéfala de los Habsburgo, y en la planta superior encontramos veinte balcones. Un lugar único en la Villa de Madrid.

La Escalera Imperial. El Museo del Instituto San Isidro 

Desde el claustro accedemos a la antigua escalera imperial, construida en el siglo XVII, y que tras la reforma en los años 60 que se hizo en el edificio quedó sin utilidad.
Este espacio histórico estuvo abandonado hasta que recientemente ha sido elegido como el lugar idóneo donde establecer el museo del instituto.

Cada tramo de la escalera nos muestra los excelentes fondos que tiene el instituto, y también el gran trabajo que han realizado todos los que han intervenido para que el museo sea la gran exposición que hoy es.

Si queréis conocer con mayor detalle todo lo que contiene este magnífico museo os animamos a visitar la web del propio instituto donde se explica el contenido de sus fondos – El Museo del IES San Isidro . E indicar que existen a lo largo del año visitas guiadas por el mismo de mano de los propios alumnos.

La Capilla del Instituto. Capilla de la Congregación de la Inmaculada

Desde la escalera imperial, y pasando a través un patio, llegamos a un edificio anexo donde localizamos otra de las joyas del instituto, su capilla. Esta capilla fue construida originariamente en el siglo XVI, y posteriormente reconstruida en 1724.
En la misma destacan sobre todo las pinturas de su bóveda, una obra de Juan Delgado, pintor muy poco conocido.
Juan Delgado fue discípulo de Antonio Palomino (del cual ya hablamos en “El Oratorio de Antonio Palomino“), cuyo diseño fue el que realmente ganó el concurso para la realización de los frescos de la cúpula, pero que no sabemos por qué motivos no los llegó a realizar.
Los frescos que representan el Apocalipsis son espectaculares, y podría estar uno horas observándolo, buscando en cada rincón detalles y representaciones.

Para conocer un poco más sobre este magnífico lugar os dejamos la visión que nuestros amigos de Investigart tuvieron sobre el en “La última Quadratura madrileña: La bóveda de la Capilla de la Congregación de la Inmaculada en el Instituto San Isidro de Madrid“.

 

También en la capilla podemos observar en el retablo una pintura de la Inmaculada Concepción, obra de Juan Carreño de Miranda. Por cierto, como curiosidad, si comparáis lo fotografía de dicha pintura en la web de Investigart, y la que ponemos a continuación, podéis observar que le falta la parte superior, la cual fue retirada durante las obras de restauración de dicha obra.

La capilla actualmente sirve como salón de actos, un buen lugar para “estar en las nubes”.

Aunque los frescos parecen en buen estado, hay que indicar que alguna zona está afectada por humedades y necesitaría un urgente mantenimiento.

Finalizando la visita 

El paseo por el instituto también nos ha deparado alguna que otra sorpresa, por ejemplo el poder observar lo que queda de un reloj de sol, el cual pudimos ver desde una de las aulas o localizar algunas vidrieras, en ventanas o lucernario, de la firma Maumejean. Firma que según nos han indicado habría creado los ventanales que en su día taparon las arquerías del claustro, y que hoy en día no existen..

Acabamos nuestra visita, y antes de despedirnos queremos agradecer al Instituto San Isidro el haber hecho posible la misma, y a nuestra excelente guía, María José.

Salud para todos


Fuentes y más información


Álbum de fotos

¿Dónde está?

4 thoughts on “El Instituto San Isidro”

  1. Buenas noches Fernando. Lo mejor es llamar al instituto y preguntar. Se que había visitas organizadas por alumnos a la zona de la escalera y su museo, pero no se si se seguirán haciendo, y los horarios en el caso de que así sea.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.